lunes, 27 de marzo de 2017

De paseo con un perro guía: Una prueba en el centro de la Capital


PROYECTOS

Richard Mateos es de Santa Cruz de Tenerife (España), es historiador, pero trabajó como periodista freelance y ha realizado un documental sobre las murallas en Marruecos. Quiere escribir un libro para contar la discapacidad en Bolivia.

Realizó un documental en la frontera española con África, es periodista freelance y desde que se mudó a Bolivia hace algo más de un año y medio, se ha convertido en un activista por las personas con discapacidad. Su nombre es Richard Mateos y junto con su perra guía recorre el país probando cuán difícil es para una persona ciega, desenvolverse en las ciudades.

Todo comenzó con un incidente en una famosa cadena de supermercados en Santa Cruz, el Hipermaxi, cuando le impidieron el ingreso en compañía de su perra Mali, pese a que la normativa internacional reconoce que las personas con discapacidad deben tener acceso a lugares y servicios de uso público como cualquier otra persona y que los Estados deben garantizar que puedan acceder a asistencia humana o animal e intermediarios, según la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, de las Naciones Unidas.

Tras la “viralización” del hecho, el supermercado ofreció disculpas y le dijo que le permitiría el ingreso de manera “temporal, al ser extranjero”, según Mateos.

La respuesta del supermercado que prácticamente accedía a una excepción temporal, llamó tanto la atención de Mateos que decidió ver qué pasaba en otros lugares y contar cómo se vive con discapacidad en Bolivia, todo como parte de un proyecto que tiene como meta la publicación de un libro.

Es así que decidió vivir en Bolivia. Reside en La Paz, pero luego de un año y medio de visitar algunos sitios, calcula quedarse hasta cumplir su segundo año de estadía; aunque reconoce que le gustaría estar más tiempo en el país, si los trámites para la residencia no serían tan burocráticos.

En Santa Cruz fue donde tuvo más problemas, ya que de manera muy continua tuvo que explicar a los propietarios de algunos lugares que Mali, su perro guía, no es una mascota y que tiene derecho a ingresar con él, aunque en el lugar no se permitan animales.

En todo caso, explicar es el paso más sencillo y al que está más acostumbrado, el problema es que pese a ello, algunas personas simplemente no acceden a su pedido.

En La Paz la situación fue similar; cuenta que luego de intentar convencer a los guardias de seguridad de un centro comercial muy conocido, de que tiene derecho a ingresar con su guía, tuvo que ser escoltado por los guardias para lograr almorzar en el sitio. Para sumar, los guardias le dieron pemiso para subir sólo a un piso, uno en el que “no había mucha gente”, recuerda.

SU VISITA A LA CAPITAL

Pero Mateos quiso experimentar en Sucre y saber qué es lo que pasa cuando acude a un lugar con un perro guía y se encontró con sorpresas.

En uno de sus primeros días fue a uno de los cafés más céntricos de la ciudad, donde las mujeres que lo atendieron lo recibieron con gran apertura y no le cuestionaron sobre Mali. Al salir del café, el personal incluso le acompañó por la plaza 25 de Mayo, para enrumbar sus pasos.

En general, la visita de Mateos a distintos lugares tuvo una acertada respuesta de la gente, que no sólo fue hospitalaria, sino que en todo momento se ofrecía a ayudarle a cruzar calles o a dirigirse adecuadamente.

El lunes, en uno de sus últimos días de visita a Sucre, Mateos acudió a otro café en el centro de la ciudad, uno de los lugares más populares de Sucre.

Guiado por Mali, se transportó hasta el centro de la ciudad en micro, donde el conductor ni los pasajeros objetaron la presencia de su perro lazarillo que se detiene cuando él debe subir o bajar gradas y se interpone en su camino para indicarle que debe desviar sus pasos para evitar chocarse.

En la calle todos querían tocar a Mali, una labrador de color negro que llama la atención por su tamaño, por su actitud pasiva y sobretodo porque tiene una correa distinta, sostenida por un hombre de 39 años de edad que puede transitar solo, gracias a ella.

Ya en el café, apenas entró Richard, se acercó uno de los camareros con rostro bastante afligido que le dijo que lo sentía, pero que en el lugar no se permiten mascotas.

No es la primera vez que Richard escuchó esto, menos aún en Bolivia, donde las personas con discapacidad visual no tienen la posibilidad de acceder a un perro guía, salvo emprendan por su cuenta una campaña en busca de apoyo internacional. Y es que tener un can de ese tipo implica un arduo proceso de capacitación, tanto del perro como del ser humano.

“Lo que pasa es que no es una mascota, es un perro guía”, explicó, pero de todas maneras el joven reiteró la prohibición, con las manos juntas como rogando que se retire, sin hacer más reclamos.

Tras varios minutos de espera y consultas tras la repisa, finalmente se acercó otra persona que le permitió entrar, siempre y cuando deje al perro debajo de la mesa. “Claro”, respondió Richard, “está entrenado para eso”, acotó.

“Es que a veces los perros pueden ser malos”, justificó la encargada. Richard explica que la razón de las prohibiciones es debido a que la gente desconoce de lo que hace un perro guía y cómo ha sido entrenado para servir a alguien que no puede ver.

Desde pequeños, estos perros son criados en un entorno familiar y posteriormente pasan a un centro de adiestramiento donde aprenden a seguir órdenes e incluso a medir sus pasos con relación al otro al que deben guiar.

Luego de mucho tiempo de preparación y cuidado, los canes practican en calles, centros comerciales, trenes, buses e incluso aviones, pues deben acompañar a ciegos en todo momento.

Su cuidado es también exigente y cada año el propietario debe probar que el can está en buen estado.

Pero antes de tenerlo, Richard también pasó pruebas y esperó unos dos años y medio, acudiendo a la vía más rápida, la de pedir un perro desde EEUU, y no de España, donde residía.

Viajó hasta el país del norte sólo para traer a su perro y el costo de pasajes los cubrió el instituto que trabaja en eso, razón por la que alienta a personas con discapacidad visual a buscar financiamientos y apoyo.

Pasó pruebas de orientación y otras en las que observadores verificaron si se podía acostumbrar a caminar con un perro, y lo logró.

Por eso, cuando le preguntan si Mali muerde o le recomiendan que la controle, Richard afirma que el perro está completamente capacitado para actuar ante distintas situaciones, en las que incluso puede salvarle la vida, por lo que le ha dolido cuando alguna vez le piden que la deje o que se siente cerca de la puerta por estar con ella, como le ha pasado en algunos lugares.

Ya en las instituciones púbicas como la Alcaldía o la Gobernación, Richard decidió probar cómo le atendían o si le prohibían el ingreso con un can. Empero, tanto los funcionarios de informaciones de la Municipalidad como de Comunicaciones de la instancia departamental fueron atentos al recibirlo, aunque eso sí, para llegar a las oficinas que buscaba debía subir varias gradas porque no hay rampas en esos edificios.

Sin embargo, hubo una diferencia notoria en la atención en esos lugares. En la Alcaldía, una guardia municipal acudió rápidamente a preguntarle qué necesitaba y si le podía llevar donde quería, aunque su primer instinto fue intentar tomar la correa del perro, algo que no es recomendable, ya que es la persona ciega la que debe tenerla siempre.

En el caso de la Gobernación, no había ningún policía que controle su ingreso, ni siquiera en la caseta de informaciones.

Cuando salía del lugar, un efectivo lo vio, pero no le hizo ninguna pregunta.

Para Richard su experiencia en Sucre fue positiva, porque notó la amabilidad de mucha gente y remarcó que precisamente su interés es ir a lugares donde las personas no están acostumbradas a recibir a un ciego o una persona diversa, como él prefiere que se llamen a todas las personas con discapacidad.

Su objetivo es crear conciencia y abrir caminos, algo que sin duda, está logrando.

sábado, 25 de marzo de 2017

Las típicas carreras de galgos desaparecen de Londres

Uno de los pasatiempos más típicos de las clases populares de Londres, las carreras de galgos, desaparecerá de la capital británica en los próximos días con el cierre de su último canódromo.
Londres llegó a disponer de más de 20 de estos circuitos, que atraían a miles de apostadores, para una tarde de entretenimiento barato, pero sólo queda uno, el Wimbledon Stadium.

Víctima de los cambios culturales y del avance imparable de la construcción, hoy se disputarán en él las últimas carreras antes de su demolición.

La instalación, construida en 1928, será sustituida por 600 departamentos y un nuevo estadio de 11.000 plazas para el equipo de fútbol de tercera división AFC Wimbledon.

En el penúltimo día de carreras, los aficionados a este deporte lamentaban el cierre.

Vestido con una gorra chata, una gabardina beige, un pañuelo de cuello azul y una corbata amarilla con dibujos de galgos, John Henwood, de 68 años, lleva 34 como corredor de apuestas a pie de pista.

"Será una pérdida muy, muy triste”, dijo a la AFP. Tradición importada de Estados Unidos en la década de los años 20, las carreras de galgos florecieron en todo el país, en grandes estadios londinenses. Pero Catford cerró en 2003 y Walthamstow, en 2008, dejando a Wimbledon -sede del English Derby, la carrera más importante del país- como el único con un código postal londinense.

En el resto del país sobreviven 30 circuitos. Aunque siguen siendo la alternativa barata a las carreras de caballos, su atractivo se ha ido perdiendo desde que, en 1961 se legalizaron los establecimientos de apuestas que hoy llenan las calles del país, y dejaron de ser uno de los pocos lugares donde jugarse el dinero legalmente.

Para Henwood, sin embargo, "ninguno de los canódromos cerró porque no fuera popular, cerraron todos por el valor del terreno”. El precio de las viviendas en Londres se ha puesto por las nubes: el precio de un apartamento medio alrededor del canódromo de Wimbledon superó las 500 mil libras, 625 mil dólares.

Un trozo de historia

Unas 1.500 personas llenan la única tribuna restante para ver las 12 carreras, que se corren en intervalos de 15 minutos.

Los espectadores son una amalgama de viejos aficionados, nuevos hípsters, grupos de amigos en plena salida nocturna, e incluso familias con niños. Algunos visten para la ocasión: hombres con americana y zapatos lustrados, y mujeres con vestidos de noche.

"Me gusta el ambiente. Es barato, simpático y divertido. Apuestas un par de libras y te ríes”, explicó Theresa Ajid, llegada con su marido y sus hijos pequeños.

Cada carrera se anuncia con gran pompa y algarabía. Después, los seis galgos son colocados en la línea de salida.

Los apostadores los miden y corren hacia el puesto de los corredores de apuestas para hacer sus envites, con la pinta y la tarjeta de socio en una mano y las libras en la otra. Eligen a su ganador entre estrellas caninas como Lenson Rambo, Oo Wants It, Jumeirah Maximus, Art of Illusion, o Mystical Charlie.

Los perros ladran, suena una campana, la puerta de las jaulas se abre y los animales salen disparados a la caza de la liebre artificial, levantando una lluvia de tierra en el camino cuando pasan en esprint. Pegados a la valla, los espectadores animan a su perro favorito, que puede completar una vuelta de 480 metros en 30 segundos.

La mayoría hace pequeñas apuestas pero en la última carrera de la noche un grupo de jóvenes que están celebrando una despedida de soltero apuestan todo su dinero a Hazard. Cuando el galgo gana, una alegría salvaje se apodera del grupo que, entre saltos y cerveza derramada, recoge su premio, 1.050 dólares, con los que seguir la fiesta.

Cómo desparasitar cachorros

Con la adquisición de un cachorro a muchos propietarios, sobre todo los más "novatos" les asaltan un montón de dudas sobre cómo desparasitar a los cachorros. Este tema es tan importante para salud humana porque los parásitos intestinales pueden contagiarse al ser humano.

Debemos saber que muchos parásitos de estos animales, son microscópicos y que los huevos de otros muchos, también solo son visibles al microscopio.

La madre traspasa las larvas de muchos parásitos a través de la placenta, por lo que los cachorros nacen ya con lombrices. Por lo tanto, es importante desparasitar a los cachorros a los 20 días de vida, con jarabes especiales para tal fin. Los parásitos intestinales más frecuentes de gatos y perros, al poder contagiarse al ser humano deben ser correctamente tratados en nuestras mascotas.

Vamos a darte unas pautas a tener en cuenta para desparasitar cachorros

Para que la desparasitación de los cachorros sea efectiva necesitamos desparasitar:

Es necesario desparasitar a la madre en gestación, así los cachorros nacerán limpios de parásitos.

A los cachorros de 20 días de vida se les debe desparasitar con jarabes especiales para cachorritos de días de vida.

Para desparasitar cachorros correctamente tenemos dos líneas de actuación.

Aquellos propietarios que se decidirán por hacer protección de Filaria, en las zonas de más prevalencia de este parasito. Recordemos que es llamado el gusano del corazón, porque ahí es donde viven los gusanos adultos, con pronóstico grave para el animal, en este caso al darle un antiparasitario preventivo de filaria cada mes, estos también actúan contra las lombrices intestinales y algunos también para eliminar pulgas… los hay muy modernos y completos.

Aquellos que no harán tratamientos mensuales con protectores de filaria, el protocolo que recomendamos es así:

Cachorros: desparasitar cada tres meses hasta el año de vida.

Si el cachorro vive con niños, hazlo más frecuentemente…

Adultos (+ de 1 año): desparasitar cada 4 meses, convenientemente en temporada de primavera y otoño, meses estos de mayor eclosión de huevos en el medio ambiente.

Un cachorro correctamente desparasitado crecerá adecuadamente y será sano y fuerte.

martes, 21 de marzo de 2017

La perdida de una mascota es tan difícil como la de un familiar



En la actualidad el tener una mascota podría llegar a ser lo más importante para algunas personas, incluso muchos no pueden vivir tranquilos si no tienen alguna, esta puede ser perros, gatos u otros animales domésticos.

Un estudio realizado por el portal RT, determinó que los lazos entre las personas y las mascotas pueden ser tan fuertes que cuando llega el momento de la despedida, llegaría a doler tanto como la perdida de un familiar o alguien cercano.

"Tal vez si la gente se diera cuenta de lo fuerte e intenso que es el vínculo entre las personas y sus perros, el dolor que causa su deceso sería más ampliamente aceptado", explica el Frank McAndrew, profesor de psicología del Knox College, Estados Unidos.

Además, indica que con el tiempo, una mascota se vuelve parte indispensable de la vida de las personas. Para ellos no es solo un animal, lo pueden percibir como si fuera un ser humano que siente y piensa igual que ellos.

Según el antropólogo Brian Hare, el hecho que un perro pueda llegar a generar vínculos eternos con su dueño, es que las personas ven en los animales una retroalimentación positiva e incondicional. Una mascota no responderá con una crítica o un rechazo, simplemente apoya y acompaña.

Por si fuera poco, los perros con el tiempo, aprenden a conocer e interpretar los estados de animo de las personas. También, puede reconocer a su amo y expresarle su gratitud con diferentes gestos y acercamientos, lo que fortalece más el vínculo.



domingo, 19 de marzo de 2017

Hocico mima a las mascotas con esmoquins, deportivos y disfraces



Esmoquins y vestidos para toda ocasión, deportivos, disfraces y chalecos son parte de la oferta de la veterinaria Hocico, que desde 2004 desarrolla una línea de ropa exclusiva para mascotas y productos y servicios para cuidar al mejor amigo del hombre.

Miguel Quisbert, gerente propietario de la empresa, recuerda que fabricó de manera artesanal y con maquinaria casera el primer modelo de su línea de prendas de vestir para mascotas hace poco más de 13 años, cuando no había en el país ninguna marca especializada para ese mercado.

“El primer modelo”, un suéter de polar de colores plomo y azul, “tuvo muy buena acogida. Ese año llenamos la plaza San Francisco con un desfile de moda en el que participaron 17 perros de diferentes razas” que vistieron esa y otras ropas, cuenta el emprendedor, quien también ofrece en su consultorio, en la zona de Sopocachi, otros productos y servicios relacionados con la crianza canina, como spa y peluquería.

VENTAS. De 2004 a la fecha, la línea Hocico ha creado más de 100 modelos propios de ropa canina, destaca Andrea Molina, veterinaria que ha trabajado desde ese año en el consultorio de Quisbert.

Los atuendos se elaboran en un taller ubicado en Tembladerani. Allí el proceso incluye el diseño, la elección del material y de las tallas, la fabricación de plantillas para los modelos, el corte de la tela y la confección. En época alta, la pequeña factoría opera con cuatro personas y puede producir entre 800 y 1.000 unidades por semana. Quisbert, de profesión médico veterinario, comenta que hoy la empresa ya no utiliza tela polar en su cadena de producción.

“En La Paz, por lo general, usamos micropolar para la época fría y de lluvia, y paños de algodón frizado, que son elásticos y firmes, para los meses de calor. Para otros mercados del interior empleamos poliéster, ya que otro tipo de material no será conveniente para las temperaturas de Cochabamba y Santa Cruz”, detalla.

El 80% de los modelos que fabrica el taller —entre ellos disfraces para Carnaval y Halloween— son propios y el 20% de clientes que usan como referencia internet.

“La formación de veterinario nos permite saber cómo deben ser las prendas anatómicamente”, apunta Quisbert, que también adapta los diseños foráneos a los variados climas del país.

La mejor época de venta nacional de la línea de prendas caninas es en julio, cuando la demanda de ropa abrigada para el frío aumenta, y agosto, previamente al día del mejor amigo del hombre (San Roque). Los precios regulares oscilan entre los Bs 35 y 90, dependiendo del tamaño y tipo de modelo y si son para veterinarias o para la comercialización al por mayor o al público.

“También atendemos pedidos exclusivos, por ejemplo de una persona que quiere que su mascota participe en una boda con un esmoquin de tres piezas”, dice.

“Incluso nos traen la misma tela que usará el novio o la novia y hacemos” para los cachorros “el mismo modelo” de traje o vestido que usarán los futuros esposos, indica Quisbert, quien precisa que esas indumentarias cuestan entre Bs 160 y 250, “dependiendo del diseño y la complejidad”.

Otra de las características de la empresa es que todos los modelos que elabora son de ediciones limitadas, para que sean siempre novedosos. Según Molina, el desafío para Hocico “es diversificar sus modelos para los clientes que quieren exclusividad y calidad” y continuar con su trabajo pese a que otros negocios plagian los diseños de la pequeña firma y los presentan como suyos.

Dónde comprar

Veterinaria

La tienda Hocico (2422651) se ubica en el edificio Luis Espinal, que se encuentra en la avenida Ecuador, entre Rosendo Gutiérrez y Belisario Salinas (Sopocachi).

Presencia

En abril, la empresa participará en la feria especializada en mascotas y animales de compañía Expopet 2017, en Santa Cruz.


sábado, 18 de marzo de 2017

Como identificar la cistitis en gatos y prevenirla

La cistitis es uno de los problemas más usuales en los gatos. Afecta tanto a machos como a hembras y puede ser bastante grave si no se detecta a tiempo. Por eso, veremos cómo identificar los primeros síntomas y cómo prevenirla.

Si notamos que nuestro gato va con más frecuencia a orinar, que pasan más tiempo tratando de eliminar, o incluso que lo hacen fuera de su caja de arena (y sabemos lo cuidadosos y aseados que son los felinos respecto a esto); pueden ser señales de una cistitis.

Es una inflamación que empieza en la pared vesical y se extiende a la uretra; en el exterior se puede notar hematomas y algo de sangre en la orina. Este problema puede ser muy doloroso para nuestra mascota, por lo que seguramente notaremos su fastidio.

Es muy importante también saber cuáles son las causas de una cistitis y saber cómo prevenirla. Hay algunos factores de riesgo físicos como el sobrepeso, la castración o una caja de arena que no esté limpia como debería; pero además, estos es algo que no todos saben, hay factores externos y de estrés que pueden ocasionar la cistitis.

Como la llegada de un nuevo miembro a la familia, específicamente de un perro o un bebé, el no tener un espacio adecuado para que nuestro gato juegue o corra, el hecho de que otros gatos anden por el exterior de la casa.

Nuestra mascota debe tener una alimentación adecuada, combinando pienso seco con otro húmedo de vez en tanto. Igual de importante es asegurarnos de que cuentan con un ambiente adecuado y tratar de relajar y calmar esos momentos de estrés inevitables, en especial si estamos hablando de un felino particularmente nervioso.

sábado, 11 de marzo de 2017

Invitan a adoptar canes o donarles comida y colchas



Decenas de mascotas que por diversas circunstancias no tienen amos, serán llevados esta jornada a la plaza principal de Quillacollo para ser dados en adopción a la población interesada.

La asociación llamada “Defensores de Animales San Roque” promueve esta campaña en la que también recepcionará comida y colchas para mantener los canes a los que acoge.

Esto debido a que se aproxima la temporada de invierno y los perros necesitan las condiciones mínimas para vivir mientras aguardan la llegada de su “amigo leal”.

DETALLES Los canes que serán entregados de forma gratuita a la población son de diversas edades y razas. La mayoría cuenta con su cartilla de vacunas, está desparasitado y, en algunos casos, hasta esterilizado.

La actividad iniciará a las 9:00 horas de hoy en la plaza que está frente a la iglesia San Ildefonso.

Esta no es la primera vez que los voluntarios de San Roque, entre ellos un sacerdote de Quillacollo, organiza un evento de este tipo.